Trabaja Gallegos en libro sobre anécdotas de Delicias


El periodista, escritor y actual cronista de la ciudad de Delicias, Carlos Gallegos Pérez, ya trabaja en el que será un nuevo libro que hablará de relatos y anécdotas de esta ciudad y la región, dijo en entrevista exclusiva concedida en su oficina.

Por: Redacción
2018-08-14

 

 

 Gallegos Pérez dijo que este trabajo fue a sugerencia del párroco de Fátima Carmen Javier Hernández y en verdad es muy interesante ya que recogerá los relatos, charras, anécdotas para posteriormente ser plasmados en un libro de su autoría.

Ya empezó a entrevistarse con la gente, con diversos personajes, ya que será como todas las demás, una labor dura, pero a la vez enriquecedora y que vendrá a acrecentar la cultura popular, pues las anécdotas algunas de ellas se van pasando de generación en generación, pero hay otras que se van perdiendo y la idea es rescatarlas y dejarlas escritas.

Al consultarlo sobre alguna anécdota, dijo que está la del “General Porras”, que nunca fue militar, pero así se le conocía.

Resulta que en una ocasión estaban en una casa del Sector Norte jugando con un grupo de amigos y varios militares que realizaban unos rondines vieron que había luz y llegaron a tocar.

Les abrieron la puerta y les preguntaron a los del interior que por qué había luz y que qué estaban haciendo, y lo primero que se le ocurrió decir al que abrió la puerta es decirle al militar que se trataba del general Porral y un grupo de amigos que estaban jugando y que al general le gustaban los juegos de mesa como cartas y dominó y que en nada le agradaba ser molestado.

El militar que tocó pareció entender y se retiró del lugar, no sin antes realizar un saludo militar llevándose la mano con sus cinco dedos juntos a la sien derecha como cuadrándose, mientras que quienes jugaban (y quizá también tomaban) siguieron en lo suyo.

Quien escribirá este libro de anécdotas preguntó que donde había tenido su carrera militar en susodicho general Porras (suegro de Macario Guillén y padre de su finada esposa Lupita), pero resulta que nunca fue militar y mucho menos general, y que todo fue una ocurrencia entre amigos, de donde quedó acuñado aquel apodo que pasará a la posteridad.


 

Por JESÚS C. AGUIRRE MALDONADO (Texto y Foto)



Frontenet, Frontenet Noticias de Chihuahua, Chihuahua, México. Todos los derechos reservados 2017-2018