Quedaría libre tras 30 años de cárcel por matar a sus hijos

Claudia Mijangos Arzac vuelve a la mira pública este miércoles 24 de abril, día en que cumple la condena de 30 años en la cárcel por haber asesinado a sus hijos.

Por: Redacción
2019-04-24

 

Apodada como “La hiena de Querétaro”, la mujer está recluida desde septiembre de 1991 en el área psiquiátrica del reclusorio de Tepepan en la Ciudad de México. Como el crimen fue considerado inimputable, Mijangos podría quedar libre el próximo junio, siempre y cuando las autoridades médicas no tengan objeciones.

Y es que el 24 de abril de 1989, Claudia —conocida como una mujer muy católica y de un estatus social alto— arrancó la vida a sus tres pequeños. Tenía 33 años. Claudia María, Ana Belén y Alfredo, de 11, 9 y 6 años, murieron a manos de su madre, quien aseguró que el padre Ramón, un sacerdote al que ella supuestamente “amaba”, la convenció telepáticamente de hacerlo.

El 27 de abril de 1989, Mijangos dio su primera declaración ante Sara Feregrino, agente del Ministerio Público Investigador.

"El padre Ramón me hablaba telepáticamente. Él influyó para que me divorciara, pero como mi madre era un freno moral para que me uniera a él, el padre Ramón con maleficios mató a mi madre. Como me sigue trabajando mentalmente para poseerme y también mi marido quiere regresar conmigo y me trabaja mentalmente, fue tanta la presión que me descontrolé”, expresó.

Sin embargo, “La hiena de Querétaro” después cambió sus dichos: aseguró que no se acordaba de nada y que sus hijos dormían en la casa.

"Yo quiero mucho a mis hijos, son niños muy buenos y no son traviesos”, dijo.

Luego de ser sometida a análisis neurológicos, le diagnosticaron epilepsia del lóbulo temporal con perturbación de la personalidad tipo paranoide. Hoy, se le conoce como esquizofrenia y aún se considera un padecimiento incurable.

Desde 1991, “La hiena de Querétaro” ha estado bajo supervisión médica y este miércoles al fin cumplió la condena que le impusieron.

Hasta ahora, ningún familiar ha acudido para hacerse responsable de ella. Sin embargo, se conoce que tiene hermanas en Mazatlán, Sinaloa.

Por otro lado, la casa donde ocurrieron los atroces hechos del 24 de abril de 1989, ubicada en la colonia Jardines de la Hacienda, se convirtió en una atracción para los morbosos. Incluso hay leyendas que la catalogan de “embrujada”. Los vecinos tuvieron que levantar una barda alrededor para que ningún curioso intente entrar.

Con información de Diario de Querétaro.

 



Frontenet, Frontenet Noticias de Chihuahua, Chihuahua, México. Todos los derechos reservados 2017-2018