Obama charlará más con la gente


Durante una década, el presidente estadunidense Barack Obama se apoyó en una oratoria deslumbrante para impulsar sus iniciativas, ahora, en un intento de dar forma a la elección de noviembre próximo y su legado, apagará el teleprompter.

Por: Redacción
2016-01-15

 

“Él quiere hablar menos a la gente y hablar más con la gente”, dijo la directora de Comunicaciones de la Casa Blanca, Jen Psaki, aludiendo al nuevo enfoque del Presidente en su último año en el poder.

Seguramente, habrá más discursos y más retórica elevada. Pero Obama utilizará más el estilo de charlas en foros para transmitir su mensaje.

El punto de partida fue ayer en Luisiana, donde debatió con votantes su reciente discurso sobre El estado de la Unión.

Involucrar a miembros con frecuencia no simpatizantes e imprevisibles de la audiencia es un riesgo en la política rigurosamente planificada que caracteriza a Estados Unidos.

Es poco probable que el Congreso, controlado por los republicanos, deje pasar sus propuestas más allá de sus labios.

Las políticas presidenciales ya no tienen el mismo peso ejecutivo, a menos que sean respaldadas por una amenaza de acción unilateral. Al mismo tiempo, los candidatos a la Presidencia desvían la atención hacia otros temas.

“El peligro para un Presidente en su último año de Presidencia, con el Congreso controlado por otro partido, es que se vuelva irrelevante”, opinó Kathleen Hall Jamieson, catedrática en Comunicación de la Universidad de Pensilvania.

La Casa Blanca quiere mantener a Obama como figura relevante, cambiando –literalmente– los términos del debate.

DESCARTADA

“Hay tres cosas seguras en la vida: la muerte, los impuestos y el hecho de que Michelle Obama no será candidata a la Casa Blanca”.

Interrogado ayer en Baton Rouge (Luisiana, sur) sobre una posible candidatura de su esposa a la Presidencia de Estados Unidos, Barack Obama fue categórico: “No, no y no”, afirmó divertido.

 

LA GUERRA ES CONTRA DONALD TRUMP

Los aspirantes republicanos se midieron ayer en un nuevo debate a dos semanas de la primera votación por la nominación presidencial en Estados Unidos, al tiempo que crece una guerra interna entre la dirigencia del partido y el populista Donald Trump.

El enfrentamiento, presente desde hace meses entre el outsider millonario inmobiliario y sus rivales del establishment a las primarias republicanas, volvió ayer  cuando los siete mejor posicionados protagonizaron el sexto debate de la campaña electoral en Carolina del Sur.

En una propaganda difundida ayer, el candidato Jeb Bush, exgobernador de Florida, expresó su consternación: “Donald Trump es un estúpido” que se burló de un periodista discapacitado.

“Él es el Kim Kardashian de la política”, dijo al diario Des Moines la empresaria Carly Fiorina, una de las aspirantes de bajo perfil, al compararlo con la estrella estadunidense del reality show’.

El Grand Old Party (GOP) ha intentado tras bambalinas y sin mucho éxito controlar su imagen y mensaje ante las posiciones xenófobas del millonario y del senador ultraconservador Ted Cruz, su principal rival.



Frontenet, Frontenet Noticias de Chihuahua, Chihuahua, México. Todos los derechos reservados 2017-2018