Nace en la Antártida un iceberg gigante; esperan que se divida


Un iceberg de un billón de toneladas, uno de los más grandes jamás vistos, se acaba de formar en la Antártida tras el desprendimiento de un bloque de hielo gigantesco, informaron ayer investigadores de la Universidad de Swansea, en Reino Unido.

Por: Redacción
2017-07-13

 

"El desprendimiento se produjo entre el lunes y el miércoles”, precisan los científicos, que vigilaban la evolución de este bloque de hielo de cinco mil 800 km2 y que probablemente será denominado A68.

Esa superficie equivale a 55 veces la ciudad de París, diez veces Madrid o casi cuatro veces la Ciudad de México. El iceberg es incluso un poco más grande que los estados de Tlaxcala o
Aguascalientes.

Los científicos llevaban vigilando el desarrollo de una gran grieta abierta en esa zona del continente blanco desde hacía más de una década, pero el proceso de ruptura se aceleró a partir de 2014, lo que pronosticaba la inminencia de este suceso.

El desprendimiento definitivo del iceberg ocurrió en los dos últimos días, confirmó ayer el Proyecto Midas de la Universidad de Swansea, que precisó que no “tienen conocimiento” de que esté “relacionado con el cambio climático provocado por el hombre”.

Según Midas, la rotura fue detectada ayer por el instrumento satelital Aqua MODIS de la NASA, cuando pasaba por la plataforma de hielo Larsen C y captó a través de sus sensores de infrarrojos la presencia de agua en la grieta entre el iceberg y el segmento, señal inequívoca del desprendimiento.

"La grieta era apenas visible con estos datos en las últimas semanas, pero la marca es tan clara ahora que debe de haberse abierto considerablemente a través de toda su longitud”, explicó en la nota el profesor Adrian Luckman, del Proyecto Midas.

El nuevo iceberg, de unos 200 metros de grosor, no se desplazará ni muy rápido ni demasiado lejos a corto plazo, pero los científicos seguirán muy de cerca su evolución ante la posibilidad de que los vientos y las corrientes le empujen hacia el norte, donde puede convertirse en un peligro para la
navegación.

En 2009, más de 150 pasajeros y tripulantes fueron evacuados del MTV Explorer, que se hundió tras chocar con un iceberg en la península antártica.

"Puede seguir siendo una pieza, pero es más probable que se divida en fragmentos. Parte del hielo puede permanecer en la zona durante décadas, mientras que otras partes del iceberg pueden ir a la deriva hacia el norte, hacia aguas más cálidas”, añadió Luckman.



Me Gusta. Retweet. Digg.