Mexicano detenido en Letonia escribe carta de puño y letra


Desde una prisión en Letonia, Daniel Reynoso Lesperance escribió de puño y letra una carta que fue difundida esta mañana en su muro de Facebook.

Por: Redacción
2017-01-25

 

"He pedido se publique lo sucedido de mi puño y letra", escribe el joven, quien pide ayuda para la difusión de esta información "con la finalidad de tener mayor apoyo para mi liberación".

 

22/01/2017, Riga, Letonia

“31 DÍAS SIN SER LIBERADO”

Hoy cumplo un mes de un encierro totalmente injusto y aún no se logra mi liberación. De tal forma, me veo con la obligación de contarles de mi puño y letra todos los sucesos de la forma más breve y concisa.

Me llamo Daniel Reynoso Lesperance, ciudadano mexicano, y actualmente tengo veintitrés años. Estudiante del Tecnológico de Monterrey (ITESM), cursando mi último año de estudios (Ingeniería Mecánica Eléctrica).

El día veinticuatro de agosto de 2016, inicié un intercambio en el cual cursaría mis materias de un semestre en Letonia (Riga).

Hoy, 22 de enero, cumplo un mes de estar en la prisión “CCR”. Un mes del cual se me ha privado de mi libertad y en el cual se me ha tratado como a un criminal. No por ser culpable de un delito, sino por tan sólo una falsa acusación, que me deja como sospechoso de un delito no cometido.

El 20 de diciembre de 2016, me llevaron dos oficiales sin uniformes a la estación de policía, según ellos, iban a ser sólo un par de preguntas y no tomaría más de dos horas. Sin embargo, en menos de 48 horas estaba en la corte y la juez, B. Horuna, había decidido que yo era un posible peligro a la sociedad; por lo que me mandarían a la cárcel. Las autoridades me hicieron firmar documentos en Letón, cuyo idioma no entiendo, y me los traducían al inglés; no siendo mi lengua materna y hubo algunos otros, que ni al inglés se me ofreció la traducción.

La prisión “Riga Central Cietuma”, ubicada en Letonia, es para gente la cual ha recibido una sentencia no menor a dos meses y han sido declarados culpables de un delito (criminal).

Al momento en que una persona es sospechoso de un acto criminal, pueden transcurrir: días, semanas, meses o años, en los que se tiene que estar asistiendo a la corte (cuando se requiere), junto con tu abogado teniendo la oportunidad de probar tu inocencia, este lapso de tiempo recibe el nombre de “proceso de investigación”. Durante este proceso la persona acusada es un sospechoso más no culpable, por lo que no se le puede meter preso; a menos de que se tengan ya antecedentes penales.

En el caso de que la persona tenga antecedentes penales, entonces si pueden privar a alguien de su libertad sin ser culpable, hasta que el proceso de investigación acabe; ya sea, otorgando una sentencia o dejando al sospechoso en libertad.

La juez, junto con la parte acusadora (la oficial Marijai Semjonovai), dejaron en claro que eran dos las principales razones por las cuales era necesario encerrarme.

La primera, mi visa se expiraba el día 23 de diciembre de 2016 (por lo que yo tenía un vuelo a Berlín ese mismo día).

Por esta razón se me encarceló; ya que dejaron en claro que yo estaba intentando escapar de la investigación.

La segunda razón, fue que yo era un peligro para la sociedad (ya que podría tener antecedentes penales, los cuales ya se les comprobó que estaban equivocados).

Con respecto a mi visado, también estaban equivocados, pues la parte acusadora al parecer no sabía que yo contaba con una extensión de mi visado; por lo que las autoridades mintieron en la corte en contal de no dejarme en libertad.

Sin ser culpable, sin tener antecedentes penales y ya habiendo demostrado que las razones de mi encierro son infundamentadas; yo sigo preso, con tratos de un criminal (por ejemplo, sólo me dan derecho de un baño a la semana, o sea, cuatro baños al mes).

Dos empresas me ofrecen un puesto de becario, así dándome la oportunidad de trabajar en Letonia, con relación a mis estudios. De tal forma en que las autoridades no tengan miedo a que yo escape de la investigación, sin la necesidad de tenerme en una prisión. Sin embargo, tampoco parece dejarlos satisfechos, y yo sigo representando un peligro a la sociedad.

Todo esto ocasionado por la falsa acusación de mi “excasero” (ex-landlord), Marco Dalkilic, nacido en 1971; ciudadano danés. Quién aseguró a las autoridades que había sido víctima de un robo grupal; que yo, junto con otras personas lo agredimos físicamente, robamos su tarjeta de crédito y después intentamos hacer uso de ella en un cajero automático.

Se han desfundamentado sus razones para tenerme preso, no han llevado de manera correcta ciertos protocolos y se han roto algunos de mis derechos humanos. Sin embargo, hoy cumplo 31 días de seguir siendo un criminal más para las autoridades locales.

Estoy sorprendido al ver el apoyo de toda la gente, estoy sumamente agradecido, me encuentro bien y ansioso por volver a mi México querido. Quiero agradecer a todos por su apoyo, deseos y buena vibra. Pero en especial a mi padre y hermano, quienes no han sacado un pie fuera de Letonia, a mi novia (quien también estuvo aquí presente) y a la SRE que han mostrado un fuerte apoyo durante todo el proceso.

El proceso de investigación (de acuerdo a las autoridades Letonas) puede tener un máximo de seis meses; lo cual significa que si no hay cambio alguno, yo podría permanecer cinco meses más, viviendo de este atropello.

Es por eso que hoy, siendo consciente de todo el apoyo que ya han dado; los invito y pido de todo corazón que compartan y den a conocer esta injusticia (más de lo que ya se sabe) para lograr dar fin a esta situación; la cual por el momento no parece tener un fin, ni acercarse a él; sin tener mucho qué hacer al respecto. De nuevo, muchas gracias por su apoyo.



Frontenet, Frontenet Noticias de Chihuahua, Chihuahua, México. Todos los derechos reservados 2017-2018