Entre más alto el tacón, mayor riesgo de esguince

El coordinador auxiliar en Salud Pública del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua, doctor Ismael Rodríguez Chávez, destacó que este tipo de calzado causa un estado de desequilibrio, provocando que los puntos naturales de apoyo se descompensen.

Por: Redacción
2017-07-05

 

 

Indicó que las torceduras también ponen en peligro la salud de los tobillos, por lo que se recomienda usar el zapato adecuado, en la talla correcta, de preferencia cerrado y no mayor a los 2.5 cm de altura.

Por lo tanto, señaló que los problemas más comunes, principalmente en la mujer, van desde pequeñas molestias por ampollas, hasta deformidad en los pies y daños en la columna vertebral.

Indicó que cuando una persona utiliza zapatos que no son adecuados para su pie, inmediatamente siente molestias, pero algunas prefieren aguantar el dolor por cuestión de estética.

Rodríguez Chávez destacó que en las mujeres el zapato de tacón puede causar problemas musculo-esqueléticos serios, ya que el uso de éstos, obliga a adelantar el cuerpo y equilibrar el peso corporal en ciertas zonas del pie, en lugar de distribuirlo en toda la planta.

En ese sentido, refirió que la columna vertebral compensa ese desajuste, pero con el paso del tiempo se deforma y ocasiona dolores en la espalda, al igual que músculos y tendones de pies, tobillos,  pantorrillas y rodillas.

“Quienes usan tacones todo el tiempo llegan a contraer de manera definitiva estas áreas de manera que no pueden caminar apoyando toda la planta del pie”, comentó.

Aseguró que el zapato ideal en todas las edades debe sujetar bien el talón y tener un amortiguador para en caso de impacto, ajustarse al tobillo y pie sin apretar, que los dedos puedan moverse, una suela flexible y un tacón no mayor a los cuatro centímetros de alto, además de asegurarse que la suela no este lisa para evitar resbalones.

Rodríguez Chávez recomendó que al momento de realizar la compra del calzado tomen en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Si se compran los zapatos por la tarde, los pies se encuentran  hinchados, luego de varias horas de actividad.
  • No confiar en que los zapatos “darán de sí”; si no quedan a la primera, es mejor no comprarlos.
  • No sacrificar el bienestar y salud de los pies por estar a la moda.
  • Evitar el uso de zapatos rígidos, porque tienden a volcarse y ocasionar tropiezos que con frecuencia causan luxaciones.

Finalmente, exhortó a la derechohabiencia del IMSS a llevar a cabo estas sencillas medidas para evitar molestias de salud, porque al deformase los pies o la columna vertebral pueden ocasionar desde un fuerte dolor en extremidades hasta problemas para caminar, con limitaciones importantes para cumplir nuestros compromisos vitales en el ciclo de lo familiar y lo productivo.

 





Me Gusta. Retweet. Digg.