¿Cambios en los turnos laborales? No te quedes con sueño

Intentar dormir durante el día, en vez de por la noche, puede ser difícil. Los seres humanos estamos naturalmente programados para estar despiertos durante el día y dormidos en la noche. No obstante, hay algunas medidas que se pueden tomar para ayudar a su cuerpo a ajustarse y conseguir dormir el tiempo necesario.

Por: Redacción
2017-03-16

 

El cuerpo tiene un ritmo interno de sueño y vigilia que en la mayoría de las personas, por lo general, cubre un ciclo de 24 horas. Debido a ese ritmo interno, uno tiene sueño a ciertas horas del día y está más alerta a otras; lo que más influye sobre este ritmo es la exposición a la luz externa.

Los turnos laborales suelen producir problemas con el sueño porque crean disparidad entre el ciclo biológico de sueño-vigilia y el horario de trabajo. Eso significa que cuando vas a trabajar, tu ritmo interno desea dormir; mientras que cuando terminas tu trabajo y deseas dormir, tu cuerpo piensa que es momento de estar despierto.

A fin de ayudar a que el cuerpo duerma suficiente, lo primero es ser constante. Algunos tips que pueden ayudarte son:

  • ·         Acuéstate y levántate todos los días a la misma hora, incluso cuando no trabajes, porque eso permite al cuerpo adaptarse al horario. Cambiar el horario de sueño en los días en que no trabajas hace mucho más difícil para el cuerpo ajustarse a la rutina y menos probable que logres dormir todo lo necesario a medida que avanza el tiempo.
  • ·         Rodéate de mucha luz brillante y si sueles consumir bebidas con cafeína, hazlo al principio del turno. Si durante el viaje de regreso a casa empezara a amanecer, usa gafas de sol o reduce la luz externa y ve directo a la cama en cuanto llegues, porque si lo pospones, te será más difícil conciliar el sueño.
  • ·         Adecúa tu habitación para que propicie el sueño: cubre las ventanas con persiana o cortinas obscuras a fin de obstruir el paso de todo tipo de luz externa y claridad. Además,  puede ayudarte usar una máscara para dormir en los ojos y ajustar la temperatura de la habitación para que estés templada y cómoda.
  • ·         Mantén una alimentación bien balanceada y consume alcohol solo en mínima cantidad porque, aunque parezca que el alcohol hace más fácil conciliar el sueño, también hace más difícil permanecer dormido.
  • ·         Práctica deporte con regularidad.  

El ambiente propicio para conciliar el sueño debe ser tranquilo, si otros familiares están en casa mientras estés durmiendo, pídales que respeten tu necesidad de dormir. Desconecta los teléfonos y otros dispositivos electrónicos para que no perturbe tu sueño.

La mayoría de los adultos necesitan entre 7 y 8 horas de sueño cada 24 horas, aunque algunas personas logran funcionar bien con 5 horas o menos. Cuando uno no duerme suficiente, la salud puede sufrir. Es probable que sepas que la falta de sueño puede conducir al cansancio, irritabilidad y dificultad para concentrarse; pero además, con el tiempo, quienes no duermen suficiente también pueden correr más riesgo de sufrir otros problemas de salud, tales como hipertensión, enfermedad cardíaca y diabetes. 





Me Gusta. Retweet. Digg.